¿QUIÉNES SOMOS?

NUESTRA HISTORIA

 

Gilito mantuvo su primer contacto con el surf a principios de los años 70's donde, en compañía de su cuadrilla, tuvo acceso a una pieza de 'foam' que hacía la labor de salvavidas a los socorristas de Algorta. A partir de ahí, comenzó a sentir un fuerte interés hacia las olas y, sobre todo, por investigar la forma de descubrir con la que poder aprovecharlas mejor. 

Pocos años después comienzan a dejarse ver por Mundaka, una ola de clase mundial que aún permanecía oculta al mundo y a la que, sin embargo, ya acudía cierto número de australianos que la consideraban una auténtica 'meca'. Fue precisamente a ellos a quienes compraron sus primeras tablas y trajes. Incluso a veces hasta la furgoneta.

A partir de este momento, Gilito comienza a reparar tablas partidas e incluso tratar de hacer réplicas de los shapes más bonitos y progresivos que caían en sus manos. Lo hacía con los materiales de que disponía, en ocasiones proporcionados por pescadores locales o pequeñas fábricas de químicos.

Por aquel entonces la escena de surf en España estaba en pañales y conseguir resinas especiales, moldes e incluso las pautas a seguir a la hora de terminar un shape era muy difícil. Por eso, estos primeros años de aprendizaje fueron un proceso autodidacta fruto del ensayo y error.

A finales de los 70's Gilito ya había hecho un buen puñado de tablas para sus amigos y otros locales de la barra, obteniendo muy buenos feedbacks y, sobre todo, siendo animado por éstos a tomarse el asunto del shape más en serio. Por eso, años después, en 1985, con más experiencia y la posibilidad de conseguir materiales fiables, decide dar el salto a establecer una producción propia y más profesionalizada y funda Wat Say.

A lo largo de su primera década, Gilito entra en contacto con shapers de la primera línea del panorama internacional que acudían a Europa atraídos por las paradas del circuito mundial en Francia o Portugal, o bien se pasaban por Mundaka. Personalidades como Bushman, Scott Crump (JS, Byrne,Crump...), Rodrigo Silva (All Merrick Brazil, SRS), el sudafricano Pater Mamacos o Carlos Kxot (shaper y campeón surf master brasileño), quienes visitaron, a menudo, el taller Wat Say con el fin de compartir nuevos modelos e ideas además de establecer una colaboración que, en muchos casos, llega hasta la actualidad.

Si los 80's son una época de aprendizaje, los años 90's suponen un salto hacia el shape de vanguardia en el que Gilito comienza a shapear para alguno de los principales representantes del surf competitivo europeo y nacional, llegando incluso a hacer alguna para el mismo Tom Curren. Debido a ello, esta segunda década de Wat Say hace que la marca despunte como uno de los principales talleres de producción nacional que perdura, de manera ininterrumpida, hasta hoy.

EN LA ACTUALIDAD

Wat Say sigue siendo lo que fue: una marca de tablas hechas con cariño y en primera persona para la gente de la playa.

Nuestro principal objetivo es producir tablas con personalidad a partir de los mejores materiales a nuestro alcance (XTRA Foam -tras el cierre de Clark Foam-, FCS, FCS II, Futures...) y fabricadas específicamente para el cliente en base a sus necesidades particulares. Por este motivo, anteponemos el trato directo con cada surfista en lugar de buscar innumerables puntos de venta, o incluso ceder todo el terreno a una venta online, más impersonal y que a menudo induce a cometer errores en las decisiones del shape. 

Actualmente buscamos poder ofrecer a cada surfista el modelo de tabla que más le convenga con el fin de hacerle disfrutar en el agua y facilitar la evolución de su surf. Para ello, testamos con nuestro team todo tipo de shapes, unos más encaminados a un surf progresivo y 'high performance' y otros más experimentales y únicos. E invitamos a shapers de todo el mundo y con gran trayectoria a compartir sus ideas y modelos con el fin de ampliar nuestro catálogo.

Escribimos estas líneas siendo conscientes de que todos estos años han sido un proceso aprendizaje donde el valor reside en la gente que ha pasado por nuestra 'casa', y cuyo fin último es poder brindaros la mejor tabla posible.

Además de eso tenemos claro que Wat Say es, más que una marca, una familia que desea permanecer fiel a esos valores con los que nació hace más de 30 años. Por eso, cada shape que sale de nuestro taller el el fruto de la comunicación directa y una delicada pasión puesta sobre el foam, al margen de falsos slongans o elementos inservibles y oportunistas.

Tablas hechas con cariño y esmero para la gente de la playa.

watsay.jpg
facebook 1.png
instagram 1.png
correo 1.png